Foto: Emeterio Suárez (CC BY 3.0)

Foto: Emeterio Suárez (CC BY 3.0)

La Universidad de La Laguna y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) han acordado trabajar de manera conjunta en materia de igualdad de género a partir del próximo curso académico 2021/2022. Este acuerdo reciente, cuya firma está prevista para el próximo mes de julio, surge a raíz del diagnóstico y debate en torno a los planes de igualdad impulsados y aplicados por ambos centros académicos durante estos años.

Las tres acciones iniciales que quieren promover de forma paralela las dos universidades canarias son la dotación de un equipo de apoyo y un presupuesto estable para las unidades de igualdad, la vigilancia del cumplimiento de los protocolos de acoso sexual, la conciliación de la vida familiar y laboral y el lenguaje en igualdad, así como el diseño de una “potente” campaña publicitaria que sensibilice a la comunidad académica sobre la importancia de la conciliación.

El empuje a estas medidas iniciales supone un “primer paso importante” en los retos de futuro trazados por la Red CIMPI, un proyecto que nació con el objetivo de configurar y consolidar redes de cooperación entre las universidades de Canarias y África para impulsar políticas de igualdad, y en cuyo marco se desarrolló recientemente el Foro Interuniversitario de Canarias, encuentro que ha servido para sentar las bases de colaboración entre la Universidad de la ULL y la ULPGC.

Bajo el lema Políticas de Igualdad, Aunando esfuerzos, el foro ‒coordinado por técnicos de las áreas de igualdad de la Fundación General de la ULL y el Cabildo de Tenerife‒ congregó a personas con capacidad de toma de decisiones en las políticas de igualdad de las dos universidades, quienes analizaron detalladamente las acciones realizadas estos años en este ámbito.

La primera parte del encuentro online, focalizada en la diagnosis, trayectoria y situación actual de la igualdad de género, la abrió la investigadora y coordinadora del proyecto CIMPI, Inmaculada González Pérez, con un repaso por la andadura de esta iniciativa ‒nacida en abril de 2018 y finalizada recientemente‒en la que han participado 28 investigadores de seis universidades enclavadas en cinco países. González hizo una valoración de “los puntos fuertes y débiles” del proyecto y afirmó que a pesar de las dificultades derivadas de la COVID-19 se ha conseguido el objetivo inicial.

Análisis de las medidas de igualdad

Tras la presentación de González se dio paso a las distintas intervenciones por parte de las responsables de las unidades de género de la ULL y la ULPGC, que evidenciaron la persistencia de la brecha de género en el ámbito universitario, la baja participación femenina en los órganos de gobierno de ambos centros académicos, así como la poca presencia de mujeres catedráticas y mujeres en grados de ingeniería, a los que solo acceden en la actualidad entre un 12% y un 15% de mujeres.

La directora de la Unidad de Igualdad de la Universidad de La Laguna, Ángela Torbay Betancor, destacó el hecho de que la universidad tinerfeña pueda convertirse en la primera de España certificarse en garantía de igualdad de género a través de un sistema implantado por Aenor, la elaboración de su segundo plan de igualdad, así como la existencia de un 25% de catedráticas frente al 75% de hombres, una cifra que en los últimos cuatro años solo ha aumentado un 2%.

Torbay explicó que aunque los hombres siguen ocupando mayoritariamente las direcciones de departamentos en la Universidad de La Laguna, el número de mujeres directoras de decanatos se acerca ya al 50%, mientras los grados de ciencias de la salud siguen estando feminizados (el 70% del alumnado es femenino) aunque no así los doctorados. Como puntos fuertes puso el acento en el equilibrio entre sexos en el alumnado, en la equidad en el PAS (Personal de Administración y Servicios) y PDI (Personal Docente e Investigador) lograda en estos años, y en la mayor presencia de mujeres en el equipo rectoral.

Estos datos son coincidentes en bastantes aspectos con los de Gran Canaria, expuestos por Pilar Domínguez Prats y Rosalía Rodríguez Alemán, coordinadoras del grupo de Investigación, así como por Carolina Mesa Marrero, directora de la Unidad de Igualdad de la ULPGC, quienes hicieron hincapié en el “escaso apoyo efectivo” que reciben las mujeres en la ULPGC para conciliar la vida profesional con la familiar, la “subrepresentación” de la mujer en el profesorado y el hecho de que a pesar de haber realizado “un trabajo importante, queda mucho por hacer porque se aprecia una debilidad en materia de igualdad y los vicerrectorados no están aún permeados por la perspectiva de género”.

Las especialistas señalaron también que desde la ULPGC se trabaja en estos momentos en el nuevo plan de igualdad y se han dado los primeros pasos para constituir una comisión técnica con el fin de tener un diagnóstico lo antes posible. “La brecha de género en los docentes es un dato preocupante porque a medida que se avanza en la categorías disminuye la presencia femenina”, indicó Mesa.

Miembros del grupo motor de la Red CIMPI, como Sara García Cuesta y Matilde Díaz Hernández, se refirieron al escaso apoyo, tanto económico como político, a la hora de materializar las acciones; hicieron hincapié en la importancia de la formación y sensibilización, tanto del PAS, como del PDI y alumnado de la ULL, y en la “necesidad de contar con financiación” para el plan de igualdad.

Posteriormente al análisis se dio paso al debate en el que estuvieron presentes, junto a más técnicos de ambos centros, los vicerrectores de internacionalización y cooperación, Lidia Cabrera Pérez (Universidad de La Laguna) y Jin Taira (ULPGC), así como a la puesta en común y definición de medidas específicas que las dos universidades han acordado impulsar el próximo año.

Artículo original: www.ull.es